Crecí con el mito del aventurero tío abuelo Antolín. Era el hermano menor de mi abuelo Ángel Goded, refugiado español en México, quien lo había sacado de la cárcel durante el franquismo y lo trajo a vivir a este país.

Antolín fue piloto en las costas de Guerrero y Oaxaca, región conocida como la Costa Chica. En las comidas dominicales en casa de mis abuelos se hablaba mucho de él, y de su amor por esa Costa y sus habitantes. Aunque nunca lo conocí, su espíritu aventurero me marcó, y decidí que yo también quería  viajar. Antolín se quedó eternamente en esas hermosas tierras.

Su avioneta se estrelló contra un cerro, en un escarpado paraje próximo a Juxtlahuaca, donde está enterrado. Este trabajo fotográfico se lo dedico a él, a la aventura de vivir, y al placer de viajar  y explorar.

GOM_1994_CCHICA_002_00023
GOM_1994_CCHICA_002_00001
GOM_1994_CCHICA_033_00019
GOM_1994_CCHICA_025_00029
GOM_1994_CCHICA_021_00035
GOM_1994_CCHICA_013_00005